Mi?rcoles, 25 de junio de 2008

  No sólo tenemos la imagen, el sonido es otro de los aspectos fundamentales de una realización audiovisual. ¿Qué es el sonido?

El sonido es un fenómeno físico, se produce por la propagación de una onda elástica en un medio contínuo que puede ser sólido, líquido o el aire. También se puede decir que es la interpretación que hace el cerebro humano de ciertas vibraciones cíclicas de la presión en el aire llegando a presionar el tímpano.

¿Qué es la longitud de onda? Es el tamaño de una onda, es decir la distancia entre el principio y el fin de la onda completando 1 ciclo, los ciclos se miden en Hertz (Hz)

Frecuencia: Números de ciclos (ondas completas) que tarda un ciclo en completarse.

Amplitud: Cantidad de energía de señal sonoro.

Fase: La fase de una onda expresa su posición relativa con respecto a otra onda.

Potencia: Cantidad de energía (acústica) radiada en forma de ondas.

Ganancia: En audio es la magnitud que expresa la relación entre señal de salida con respecto a señal de entrada (se mide en decibelios)

Radiofrecuencia: las ondas electromagnéticas de esta región del espectro se transmiten aplicando la corriente alterna (CA) originada en un generador a una antena. Se usa en el ámbito naval, código morse, o radiodifusión AM/FM.

Diferencia entre sonido y ruido: SEÑAL DE AUDIO--->SONIDO= lo deseado RUIDO=lo no deseado

Rango dinámico: es la relación entre un sonido fuerte y uno débil.

Sonido estéreo: Aprovecha la biauralidad del oído humano---> espacialidad, nuestro oído filtra los agudos

Micrófono: dispositivo que copia o traduce las presiones sonoras que recibe en igual número de variaciones eléctricas, también traduce las presiones análogamente en variaciones eléctricas.

Parlante: Dispositivo que traduce las variaciones eléctricas que recibe en variaciones magnéticas que mueven un cono, que de este modo genera presiones audibles proporcionales o análogas a las variaciones eléctricas que recibió. Las variaciones eléctricas pasibles de ser escuchadas a través de un sistema de parlantes o auriculares se denomina "senal de audio".

Panear sonido: significa distribuir la señal de audio de modo tal que pueda ser localizada en algún punto alrededor de nosotros por ejemplo un avión que pasa planeando ante la pantalla. PAN=TODO ---> PANORAMICA ---> PANEO

Blablas: término técnico usado para las voces grabadas como fondo de una conversación, se le llama así porque son diálogos, muchas veces gravados previamente por extras que no expresan nada, son palabras inexistentes sin significado en español, solo suenan igual que una conversación, esto es para no distraer la atención del espectador del diálogo central de los protagonistas de la escena, que es lo que realmente queremos transmitir, el blabla se usa sólo como fondo para dar un efecto de realidad, incluso se gravan sonidos de vasos u otros objetos, por ejemplo en una escena de un bar.

Sistema Dolby 5.1 Sorruond: es un sistema creado por Ray Dolby que luego patentó en EEUU, básicamente logra la reducción de ruidos, la compañía establecida en Estados Unidos desarrolló esta tecnología para luego venderla a desarrolladores de dispositivos o incluso usado para la postproducción de cine. Básicamente son 3 parlantes frontales para un diálogo claro (el del medio va detrás de la pantalla), más 2 más a las espaldas del espectador para generar sensación de estar inmerso en la acción (sonido envolvente que rodea al espectador) un sexto parlante exacerba los graves y es usado por ejemplo para remarcar las explosiones o sonidos muy graves (frecuencias muy bajas 20-40 Hz). Si uno desea usar la tecnología Dolby y mostrar el logo en lo créditos lo debe solicitar a la compañía, quien durante la etapa de (post-producción) edición de sonido de una película, enviará un inspector que durante 3 días evaluará el material antes de dar su aprobación, esta licencia ronda los 4.000 dólares, además los gastos de traslado, viáticos, alojamiento y catering para el inspector de Dolby corren por cuenta del productor del film.

(x) Propiedades del sonido

a.- Propiedades referenciales: aquellas que permiten establecer una vinculación entre el sonido y una referencia contextual. Son propiedades fuertemente vinculadas a la construcción de sentido ya que operan en la primera elaboración que la percepción hace del objeto.

Referencia a la fuente: todo sonido remite a su fuente sonora.

Referencia a la espacialidad: todo sonido remite a una ubicación en algún punto del espacio y a alguna distancia particular.

Referencia al contexto histórico cultural: algunos sonidos aluden a épocas determinadas y a situaciones culturales específicas.

Referencias subjetivas: los sonidos pueden asociarse a sensaciones, emociones, recuerdos, experiencias del sujeto.

b.- Propiedades acústicas: aquellas que definen al sonido en sí, más allá de la relación que se pueda hacer entre el sonido y cualquier referencia externa. Estas propiedades son la altura, la duración, la intensidad y el timbre. Hay que tener en cuenta que todas se relacionan e influyen entre sí, que se perciben por comparación relativa y que entre las distintas posibilidades de ocurrencia de cada una existen grados.

Altura: Indica si el sonido es grave o agudo

La altura del sonido está dada por su frecuencia. Se describe a través de dos parámetros: la zona de registro en la que ocurre (registro grave, medio o agudo) y la tonicidad de dicha altura (sonidos tónicos o no tónicos, o de masa tónica o masa compleja según la terminología de Schaeffer)

El registro es una cualidad relativa: una misma altura puede resultar grave en un instrumento y aguda en otro (por ejemplo, el sonido más grave de un violín es agudo para un contrabajo)

La tonicidad depende de la especificidad de la altura: si el sonido da una altura única, identificable (lo que permite, por ejemplo, cantarla o anotarla en el pentagrama) se lo denomina tónico o puntual. Ejemplos: los sonidos de los instrumentos tradicionales de la orquesta; la voz al cantar, un silbido, etc. Si el sonido está compuesto por varias alturas superpuestas (las cuales podrán ser más o menos identificables) se lo denomina no tónico, complejo o no puntual. Por ejemplo, el golpe del pie contra el piso, la tele cuando no sintoniza ningún canal, los instrumentos de percusión tipo maraca o shaker. Algunos sonidos pueden ubicarse en una situación intermedia, o sea, no perder su tonicidad (la posibilidad de asociarlos a una altura específica) aún estando compuestos por varias alturas. Por ejemplo, la altura del sonido de los teléfonos de discado por tonos o el sonido de algunas campanas.

A su vez, la altura del sonido puede ser estable o variable (en esto se relacionará con la propiedad duración): durante su transcurso el sonido puede mantener su altura o variarla. Por ejemplo, el sonido de una puerta chirriante al abrirse suele tener altura variable.

Duración: Indica el tiempo que se mantiene un determinado sonido
Los sonidos tienen una dimensión temporal. Pueden ser cortos, medios o largos y todas las gradualidades que se puedan establecer entre "corto" y "largo". Lo importante de la dimensión temporal es que el sonido puede variar o no durante el tiempo de su ocurrencia y el juego que se establezca entre la duración y la variación o permanencia será útil como herramienta compositiva.

Intensidad: Indica el volúmen del sonido (fuerte o suave)
Se refiere al volumen del sonido, a la amplitud de la onda sonora. Puede ser fuerte, media o suave. También puede ser estable o variable, y la variación puede ser más o menos gradual.

Timbre: distingue entre 2 sonidos por ejemplo (instrumentos o voces)
Es la cualidad más compleja del sonido ya que alude a su aspecto más material si es que fuera posible hacer una analogía táctil con el sonido. Además el timbre incluye a las otras tres propiedades.

En principio se deben considerar en la constitución del timbre dos aspectos:

Su composición armónica (cantidad y orden de los armónicos que componen el espectro sonoro) y su modo de comenzar, permanecer y terminar. Esto último se denomina más específicamente ataque, cuerpo y extinción. El ataque, modo de comienzo de un sonido, puede ser impulsivo o gradual. Los sonidos de ataque impulsivo resultarán más duros y los de ataque gradual más blandos. El cuerpo tiene que ver con la dimensión temporal y con lo que ocurre mientras dura (si hay o no variaciones). La extinción se refiere a cómo el sonido se apaga: súbita o gradualmente. Ejemplos: una cuerda al aire de una guitarra ejecutada con púa tendrá un ataque súbito y una extinción gradual; soplar un silbato produce un sonido de ataque y extinción súbitas y con un cuerpo que puede desarrollarse tanto como nos de el aire. Un golpe de baqueta sobre un parche produce un sonido que es puro ataque (o pura extinción).

Lo que es muy importante señalar es que el timbre del sonido no es su fuente sonora. No hay un "timbre de piano", por ejemplo. El piano tiene un timbre muy distinto en su región aguda que en su región grave. La guitarra produce timbres distintos si se pulsan las cuerdas con la yema de los dedos o con las uñas. Un mismo sonido varía de timbre de acuerdo a cómo se lo ataca. Los instrumentistas obtienen diferentes timbres de su instrumento de acuerdo a las indicaciones de la partitura y a las decisiones expresivas que toma el ejecutante.

Percepción del campo sonoro

Es obvio que los sonidos ocurren dentro de umbrales perceptuales. Aquellos demasiado débiles o demasiado breves o demasiado graves o agudos como para ser percibidos, o aquellos tan intensos como para obturar la capacidad perceptual, constituyen dichos umbrales.

Cada sonido es pasible de ser percibido como una entidad única, pero en general tanto en la música como en las bandas sonoras (o en el paisaje sonoro de la realidad, para usar un término de Murray Schaffer) se trata de cadenas sonoras complejas, donde los sonidos están juntos, separados, en sucesión o en superposición.

Aquí entran a jugar otros aspectos: la relatividad de las propiedades del sonido, la semejanza y el contraste.

Existe un registro perceptual de "lo agudo", "lo grave", "lo fuerte" "lo suave", etc., pero cada sonido va a ser siempre más o menos grave, agudo, fuerte o suave que otro.

Por otro lado, los sonidos más parecidos tenderán a agruparse y los menos parecidos, a separarse. El parecido puede estar tanto en la altura como en la intensidad, la duración o el timbre. Por ejemplo: en la obra "El martillo sin dueño" de Pierre Boulez, el compositor agrupa sonidos breves realizados en el registro agudo que aparecen a gran velocidad y va separando los distintos grupos por silencios. Tímbricamente los sonidos son diferentes pero el registro y la duración los vuelven semejantes.

Lo diferente tenderá a separarse, por contraste. Sobre un contexto que tenga algún grado de homogeneidad, un sonido que presente alguna particularidad se destacará, se volverá pregnante. El grado de diferencia necesaria estará dado por el contexto y por el planteo que el compositor haga respecto del trabajo con sus materiales sonoros. Por ejemplo: el minimalismo en música, que trabaja sobre el concepto de máxima repetición y mínima variación, establece contextos donde un material muy simple se repite constantemente durante un tiempo suficiente como para volverse estable y entonces se introduce una mínima variación (por ejemplo, un sonido cambia mínimamente de altura o de intensidad o aparece un nuevo sonido, etc.) que se destaca notablemente en el continuo hasta que por la repetición vuelve a ser absorbido por éste hasta la aparición de un nuevo evento mínimo.

Tipología de Pierre Schaeffer para el análisis del sonido

La tipología de Schaeffer es interesante porque permite pensar en las propiedades del sonido de una manera bastante articulada (decíamos más arriba que las propiedades se relacionan e influyen entre sí)

Schaeffer discrimina en un sonido su masa (envolvente espectral: "el modo de ocupación del campo de las alturas por parte del sonido") y su forma o factura (envolvente dinámica: "el modo en que se prolonga o no en la duración").

La masa de un sonido puede ser tónica (cuando posee una altura puntual), compleja (cuando posee una altura indefinida o no puntual) o variable (cuando cambia de altura, sea esta puntual o no)

La forma o factura de un sonido puede ser formada (cuando el sonido tiene ataque, cuerpo y extinción), impulsiva (cuando el sonido no se mantiene el el tiempo, por lo que sólo se percibe el ataque) o iterada (el caso de aquellos sonidos que se prolongan mediante una repetición de impulsos tan cercanos que se perciben como una unidad).

Mediante las combinaciones de todas estas variables se obtienen tipificaciones para analizar y construir distintos sonidos. Por ejemplo, una nota sostenida en una flauta es un sonido de masa tónica y forma formada; una nota pizzicatto (pellizcar la cuerda con lois dedos) en un violín es de masa tónica pero de forma impulsiva; una ráfaga de ametralladora es de masa compleja y forma iterada; etc.

(x) Apunte preparado por la Prof. María Elena Larregle

Bibliografía ampliatoria:

Belinche, D. y Larregle, M.E. (2006) Apuntes sobre Apreciación Musical

Chion, M. (1999) El sonido, Barcelona, Paidós.

Schaeffer, P. (1988) Tratado de los objetos musicales, Madrid, Alianza

Schaffer, M. (1984) El nuevo paisaje sonoro, Bs. As., Ricordi


Tags: el sonido

Publicado por emeaefe @ 21:20  | ARTICULOS
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por el_viejo_lp
Domingo, 03 de julio de 2011 | 10:07

Hola se que esto lo publicaste hace mucho, pero estube buscando por la internet y tu post me sirve de mucha ayuda, tengo una pregunta con respecto al tema de Tipología de Pierre Schaeffer para el análisis del sonido ¿como seria o como se definiria la relacion par-par?. Desde ya muchas gracias por todo.

Publicado por emeaefe
Jueves, 07 de julio de 2011 | 20:14

"con respecto al tema de Tipología de Pierre Schaeffer para el análisis del sonido ¿como seria o como se definiria la relacion par-par?"

No entiendo tu pregunta el_viejo_lp no obstante reconozco que la música no es mi fuerte, te recomiendo buscar la bibliografía que figura en el artículo