Martes, 14 de julio de 2009

El sitio online de la Cinemateca de Bolonia pone a disposición de los usuarios 130 mil documentos de la censura en Italia. La familia, la política y el sexo, los temas que más incomodaron a los censores italianos, fascistas y repúblicanos.

La censura en Italia funciona desde 1913. Exaltada por el fascismo, fue heredada también por la república de posguerra. Pasaron bajo su órbita más de 100 mil obras. Alteró películas que hicieron historias -sobre todo una: El último tango en París-, pero también sobre el genio cómico de la nacionalidad Totó, algo imperdonable para los italianos. Ni siquiera se salvaron de sus garras los maestros del cine extranjero como los pioneros Ernst Lubitsch o Fritz Lang. Hablamos de la censura cinematográfica o como a los fascistas les gusta decir: "revisión cinematográfica".

Un actividad preventiva establacedia por ley, necesaria para llevar un producto a las salas y que siempre es ejecutada por comisiones ad-hoc, que existen, también en casi todos los países del mundo. Por ejemplo en el caso de Latinoamérica estas comisiones casi siempre tenían a un militar y a un sacerdote católico entre sus miembros. Este mecanismo, que en Italia durante casi un siglo de vida ha cambiado miles de obras, cambió la visión de los realizadores, y han amputado miles de metros de celuloide. Justamente por esto, sus archivos constituyen un patrimonio único, un verdadero tesoro.

Ahora, por primera vez esa documentación estará disponible para el público en general. Este es un mérito del sitio Italia taglia (Italia cortada), la primera base de datos completa sobre la censura en el cine italiano.

 

En la reciente inauguración realizada en la Cineteca de Bologna, se supo que este servicio brindará documentación sobre el papelerío que cada película estrenada en Italia debió sufrir para obtener el visto bueno de los señores censores. Por ahora están disponibles documentos de 1913 a 1943. Luego de mucho trabajo se llegará hasta el año 2000. En el futuro estarán disponibles en la red, además de los papeles, los fragmentos cortados y los fotogramas "revisados". Se encontraron nada más y nada menos que de 2500 fragmentos de 130 mil títulos. Un verdadero crimen.

Por eso constituye un patrimonio precioso sobre la historia del cine italiano, uno de los más importantes del mundo, y también habla sobre las costumbres, ya que la censura sirve de testimonio sobre los enmudecimientos de un país. Si se analiza El Decameron de Pier Paolo Pasolini, se llegará a la conclusión de que fue uno de los autores más atacados. Pero el hacha no lastima demasiado el filme de 1971 inspirado en la obra de Giovanni Boccaccio. "Algunas secuencias –se lee en el documento- altamente eróticas (...) rozan lo obsceno y lo profano. Se observa, no obstante, que más allá de la vulgaridad típica del realizador, el filme se mueve realmente (...) en el plano artístico."

De una forma u otra, los censores se tomaban el atrevimiento de "reconocer" el valor estético de la obra que se estrenó sólo apta para mayores de 18 años y con nada menos que 58 metros de cortes sobre un total de 2.634 metros de película.

Poco después sucedió algo parecido con El último tango en París, de Bernardo Bertolucci y con Marlon Brando, que llegó a las salas en 1972 y fue rápidamente censurada en su totalidad. Esta resolución quedó sin efecto luego de un fallo de la magistratura. Pero la censura ya le había "cortado" casi 94 metros de película. Recién en 1987 pudo verse la versión completa en Italia.

Aunque la reacción fuera previsible, la comedia Totó e Carolina, de Mari Monicelli. El ministro Mario Scelba la juzgó como "inadmisible". Culpa, como explicó, de la "sátira a la policía y a la jerarquía clerical", "una especie de exaltación humorística-cómica a las facciones comunistas". De ahí la masacre: 31 escenas menos en 200 metros de película y situaciones edulcoradas. Parecido fue el devenir de La Spiaggia (La playa), de Alberto Lattuada en 1954. Allí una secuencia fue extirpada por mostrar las costumbres normales en un baño.

 

En líneas generales cabe preguntarse qué argumentos molestaron más a los censores. Anna Fiaccarini, responsable de los archivos extrafílmicos de la Cinemateca de Bologna, no tiene dudas. "Los autores de las revisiones estaban particularmente atentos a los temas referentes a la familia y a la "defensa"de dicha institución, por lo que siempre miraron de reojo las aventuras extramatrimoniales, los triángulos amorosos y situaciones similares", explica la especialista sin dejar de tener en cuenta la presencia física y política del Vaticano en Italia.

Entre los archivos no se encuentran solamente películas italianas. También tuvieron dificultades a la hora de estrenarse obras cumbres como Metropolis, pieza magistral de Fritz Lang (1927). Los censores pidieron entonces que la célebre secuencia de "escenas donde obreros que van trabajar a un paso excesivamente lento fuera apenas señalada", no fuera cosa de que fuera demasiado revelador sobre las condiciones del trabajo obrero. Más paradojal fue el caso de Madame du Barry, la obra de Ernst Lubitsch que cuenta la Revolución Francesa, un tema que preocupaba demasiado a los controladores fílmicos en Italia. Tanto, que llegaron a cortar "todos los episodios de la Revolución donde aparecen barricadas y conflictos entre la multitud y la fuerzas armadas", en otras palabras, cortaron el corazón del filme, aunque parezca chiste.

Sólo me resta decir cumplimenti! a la Cineteca de Bologna y como siempre recomiendo en estos casos, ver las películas si no las han visto, a modo de reivindicación de la libertad de expresión.

Link:

http://www.cinetecadibologna.it/archivi/italia_taglia

Fuente:

(c) La Repubblica


Tags: censura en el cine

Publicado por emeaefe @ 22:31  | ARTICULOS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por fran?oise
Mi?rcoles, 29 de julio de 2009 | 15:39
Hola, me gustaria preguntarte unas cosas sobre el articulo del poliestireno expensado que has publicado en abril. Soy artista y busco hacer una instalacion con poliestireno, te dejo mi email al caso o podrias echarme una mano contestandome a unas preguntas tecnicas.
gracias
francoise144hotmail.com